8 de Marzo: El capitalismo y el patriarcado también son violencia de género. PDF Imprimir E-mail
Escrito por Comisión Feminismo   
Lunes, 08 de Marzo de 2010 09:07

 

En las próximas fechas en torno al Día Internacional de la Mujer Trabajadora, probablemente veamos como el feminismo institucional y de salón cogerá la bandera de un falso feminismo. De reformas y avances que no son más que las migajas del sistema, sin plantear un verdadero cambio en las estructuras que sustentan el patriarcado.  Mientras sea así, la situación de las mujeres seguirá siendo la de estar subyugadas al poder patriarcal. Mientras que los prejuicios sociales hacia la mujer siguen siendo los mismos desde hace milenios, la mujer como posesión del hombre.

El patriarcado, como arma primigenia de la opresión sobre el ser humano que en la actualidad tiene la forma del capitalismo, debe ser combatido precisamente desde la erradicación de este sistema. La lucha contra el patriarcado y la lucha contra el capitalismo deben ir de la mano.  Con el nacimiento del patriarcado también nace la primera explotación “del hombre sobre el hombre”, que es la que éste comenzó a realizar sobre la mujer hace ya   miles de años. Una forma de explotación, que a pesar de lo que puedan pensar las instituciones oficiales, sigue manteniéndose a día de hoy y que hay que eliminar de raíz.

Hombres y mujeres nos juntamos para trabajar la cuestión de género. Es decir, si no realizamos este trabajo personal vamos a reproducir inconscientemente el patriarcado manteniendo las estructuras familiares (familia nuclear cómo unidad social y económica) y emotivas que mantienen el sistema capitalista. De esta manera vamos a perpetuar una desigualdad –a veces difícil de identificar a causa del arraigo del sistema patriarcal en nuestra herencia social, cultural y económica- que va a entorpecernos en nuestra lucha anticapitalista y de liberación nacional. Y no sólo va a entorpecerla sino que va a bloquear nuestra liberación como personas y como pueblo. Es por esto que afirmamos la necesidad imperiosa de ponernos manos a la obra, trabajar con nosotros/as mismos/as y difundir este trabajo facilitando y empujando a esta formación esencial al resto de colectivos y población en general, especialmente entre la juventud. Esta ardua tarea -que no va a hacerse por sí sola- pasa por una toma de conciencia de mujeres y hombres a través de un esfuerzo de análisis y autocrítica entorno a esas desigualdades.

Nosotros/as no entendemos otro feminismo que no sea de clase y rebelde. Por lo dicho anteriormente, porque la lucha contra el patriarcado es lucha contra el capitalismo, los hombres deben de dejar de pensar que el feminismo “es cosa de mujeres” o que es algo con lo que estar de acuerdo o apoyar. Los hombres no deben apoyar el feminismo por mera solidaridad. Los hombres deben asumir de una vez que el patriarcado también les hace daño a ellos y deben involucrarse en las luchas sexuales al mismo nivel que las mujeres. Es por ello que no creemos en un feminismo como algo aparte por y para las mujeres. Nada más lejos de la realidad, como ya hemos dicho, el feminismo debe ser un arma más para alcanzar la libertad de la clase trabajadora, que aunque sea una falacia decirlo, agrupa a hombres y mujeres de cualquier raza, religión o condición.

Esto no quiere decir que mujeres u hombres no puedan auto-organizarse en colectivos segregados para tratar de manera más concreta según que problemas o situaciones propias de cada sexo, puesto que no podemos negar que en la actualidad las diferencias y barreras que años de educación patriarcal han dejado en nosotros/as.

Por último y como ejemplo práctico de nuestra visión, es como todo esto se manifiesta en Andalucía. No es de extrañar como a la vez que estamos a la cabeza de los índices negativos como el de paro, precariedad laboral, accidentes laborales, fracaso escolar, etc. Andalucía también lo está en aquellos que atacan directamente a la mujer como la violencia de género o el paro femenino. No hay que ser una lumbrera para darse cuenta de la relación que tiene todo esto. Andalucía como pueblo oprimido por el Estado español, que no es más que la forma que adquiere el capitalismo para someter a la clase trabajadora andaluza; seguirá estando a la cabeza de esos índices mientras no se acabe con el sistema capitalista y por ende con el patriarcado. Esto quiere decir que la liberación de la mujer pasa por un proceso de liberación nacional necesariamente.

En consecuencia, elevando esto a clave internacional, entendemos que no habrá nación libre en el mundo hasta que la mujer no sea libre totalmente. No entendemos la lucha anticapitalista si no es contra la triple opresión: de clase, de género y nacional.

Trabajar la cuestión antipatriarcal pasa por trabajarse uno/a mismo/a, en el sentido que es necesario e imprescindible desaprender todos los estereotipos y patrones con los que nos hemos socializado según el género que se nos asignó al nacer. Hay que romper las barreras entre vida privada y vida pública. De ahí se desprende el hecho que lo personal es político y que hace falta un trabajo personal, que no fácil sino más bien duro y pedregoso pero muy satisfactorio y emancipador, en la vida propia, las actitudes, los roles y las relaciones sexoafectivas.

Organización por la Lucha Antisexista y jaleo!!!

Granada. Marzo de 2010.


 

Última actualización el Martes, 12 de Abril de 2011 08:33
 

Búsqueda

Síguenos en...

Agenda

Agosto 2017
L M X J V S D
31 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3

Próximas Convocatorias

Sin eventos
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche en el enlace para mayor información. // To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information